sábado, 20 de mayo de 2017

Firma en Feria del Libro de La Orotava

Este sábado por la mañana estuvimos firmando algunos ejemplares en la Feria del Libro de La Orotava en la caseta de la Librería El Aula que co-dirigen los queridos amigos José Oliva y Cande Hernández Baute. Junto a los escritores Ángel Reyes y Eusebio Marrero y su pinzón azul que en esta ocasión se fue a visitar el Teide pasamos un buen ratito de compartir acompañados también de las escritoras Luisa Chico y Eugenia Tavío que vino desde la vecina isla de Gran Canaria.
Stand de la la Librería El Aula 
en la Feria del Libro de La Orotava

Con mis queridos Eusebio Marrero y Luisa Chico


Se une a la foto, desde Gran Canaria
la escritora Eugenia Tavío

Cande Hernández Baute en el centro
rodeada de Ángel Reyes, Eusebio Marrero y un servidor




domingo, 7 de mayo de 2017

La lucerna



(Relato Finalista en el Concurso de Relato Breve del día del Libro de la Universidad de La Laguna 2016)

LA LUCERNA



Fabio Carreiro Lago



            Mario llegó al campamento al atardecer. Había pasado las últimas horas pescando distraído en el arrecife. Cuando llegó, en una hoguera delimitada por unas piedras, sus compañeros preparaban en una olla cañadilla y cangrejos para la cena, los cuales sin aliñar con la salsa que preparaba Lucio resultaban bastante insípidos. Esa tarde que Mario había tenido éxito también podrían degustar un pulpo y algunos pedazos de pescado.

            Entre dos hornitos aquellos hombres habían improvisado su refugio y un fuego para cocinar durante esos días. Casi toda la jornada la invertían en recoger y procesar la púrpura que les había llevado hasta aquel pequeño islote en los confines del océano. Lucio se jactaba de conocer todos los secretos del mar y de que sus antepasados hubieran descubierto aquel archipiélago que sólo se alcanzaba tras un periplo largo y peligroso.

            Mario se sentó a esperar en una piedra plana, un tanto apartada. Tenía hambre, para calmarla, quizás podía beber un poco de vino. Contempló el horizonte y la isla más grande frente a ellos, como un gigantesco monstruo marino parecía querer ocultarse en la oscuridad de la noche que los iba envolviendo. En su costa, como diminutos ojos brillantes de reptil se intuían pequeñas hogueras.

            Buscó su lucerna y prendió la mecha con una llama de la hoguera, después se volvió a sentar. Conchas y más fragmentos de conchas, como grandes manchas calcinadas crujían bajo sus pies. Mientras se acababa de preparar la cena dibujó con los dedos en la arena barcos, peces y sirenas. Pensaba en nuevas aventuras y viajes lejanos. Cuando se levantó tropezó, la lucerna se le escapó de las manos y quedó hecha añicos. Eres torpe Mario, dijo uno de sus amigos riendo, venga, no te preocupes, y toma un poco de vino, le ofreció en un cuenco, ya vamos a cenar.

Después de cenar Mario no podía dormir, impaciente por el próximo regreso a Gades. En la oscuridad de la noche sin luna, escuchaba el batir de las olas en la costa, el pulso eterno del destino. Los barcos danzaban varados cerca del arrecife y alrededor de la lumbre que languidecía se reunían algunos compañeros buscando calor. Nunca se hubiera imaginado que la noche fuera tan fría en aquellas tierras del sur.

            En su mano apretaba una piedra. Había cogido la piedra de la estrecha playa del embarcadero. Era una piedra pequeña pero hermosa, veteada y brillante. La piedra era un regalo que guardaba para su amada Claudia que le esperaba en Carteia.

            Hay mujeres en los puertos de Lixus, Tingis, Mogador… ¿Qué tiene ella de especial? Bromeaba uno de sus amigos cuando durante la cena, bajo los efluvios del vino, la conversación había derivado hacia las mujeres. Mario no encontraba palabras para explicar el hechizo, pero en la oscuridad, sin la lucerna rota, el recuerdo de Claudia iluminaba su noche.



*          *          *          *          *



            2000 años después también en el islote de Lobos, a unos sesenta centímetros de profundidad bajo el jable, los arqueólogos descubrieron en el mismo lugar, entre otros materiales, tres fragmentos de cerámica que, aunque incompletos, parecían unirse formando una pequeña lucerna de arcilla.

            En el cuaderno de excavación los arqueólogos reflejaron donde la encontraron, próxima a una estructura de combustión de gran potencia, fotografiándola y tomando las correspondientes profundidades con el nivel y muestras de sedimentos para su posterior análisis.

            Nunca sabrían si Claudia, Mario o sus amigos realmente existieron aunque desenterraran con sus propias manos algunos de sus recuerdos.


viernes, 5 de mayo de 2017

Presentación de Tanto para nada


Esta tarde pudimos asistir, con infrecuente enorme afluencia de público, a la presentación de la primera novela de la pintora y escritora lagunera Ana García-Ramos "Tanto para nada" editada por Baile del Sol en el Salón de Actos del Instituto Canarias Cabrera-Pinto, en La Laguna. Ana García-Ramos forma parte de una familia llena de intelectuales y artistas. En la presentación intervinieron el historiador Daniel García Pulido, la poeta y filóloga Cecilia Álvarez González y el cantante Chema Muñoz.



La novela de García-Ramos, tal y como revela Enrique Acosta que ha realizado una pequeña reseña sobre ella, da a conocer la vida de un joven tacorontero de principios del siglo XX que marcha a estudiar a Madrid donde se relaciona con lo más selecto de la intelectualidad de la época, para más tarde, marchar a Bélgica, donde amplia conocimientos, coincidiendo en el tiempo con el estallido de la Primera Guerra Mundial... Y muchas más cosas. Tienen que leerla!

Fotos: (c) Baile del Sol

miércoles, 3 de mayo de 2017

Festival Internacional de la Palabra

Ayer se celebró un entrañable encuentro en la Librería de Mujeres de Santa Cruz organizado por nuestra querida Puri Gutiérrez bajo el auspicio del Festival Internacional de la Palabra (que se celebraba simultáneamente en todos los lugares del mundo) se compartieron poemas de escritores locales pero también de otros venidos de Alemania, Brasil, etc. Una tarde estupenda!

Puri Gutiérrez

Cecilia Domínguez Luis

Amalia Quiroz Pedrazas

Maribel Díaz

Mª Carmen Martín Mendoza

Alejandro Suárez Gutiérrez

Rosa Ramos Chinea



martes, 2 de mayo de 2017

Fragmento nº 7

Fragmento nº 7
(Emily Dickinson)


La distancia que han tomado los muertos
no es, en apariencia, evidente;
parece posible su vuelta
durante ardientes años.


Y entonces, que fuimos tras ellos,
del todo sospechamos,
tan íntimos nos hemos vuelto
con su amada memoria.



lunes, 1 de mayo de 2017

La lluvia


LA LLUVIA


Todo comenzó como si nada
aunque ardía el corazón
en la pequeña ciudad triste
donde la vida terminaba a medianoche.
Tanta tristeza, tanto cansancio,
eso era la lluvia,
es todo cuanto podía esperarse entonces.
No era fácil vivir así.
Llovía, no paraba de llover
como si nos precediese una larga sequía.
No teníamos paraguas
pero empapados buscamos donde ir,
donde encontrarnos.
Pensábamos bajo la luz de la tempestad
que cuando al fin estuviéramos en casa
dejaría de llover.
No fue así y aún llueve sobre mojado.
Llueve y ya no hay nada que hacer.
No podemos contener el agua que inunda el mundo,
no existen diques, compuertas, alcantarillas suficientes.
Llueve dentro de la casa,
abres la gaveta del aparador: está llena de agua,
abres el armario: la ropa empapada gotea
como una pequeña cascada.
Hay un mar naufragando en el salón.
Llueve dentro de nosotros también.
Parece que nunca dejará de llover.
Así que tuvimos que salir en la tormenta
y enfrentarnos a los campos anegados
y comprender que era inútil esperar por otro sol.
En la intemperie
hablamos del tiempo y de la lluvia entonces,
al principio, como si no existiera nada más.
Sólo la lluvia. Dentro y fuera.
Si acaso soñamos besos
protegidos bajo un balcón,
en el encuentro con la tempestad.
Sueños que no nos dejaban dormir,
que aún me despiertan.
Pedíamos tiempo a la oscura lluvia,
yo no quería pedir nada más,
que estuvieras conmigo ahora
y que ese ahora fuera siempre
y no mañana
un "mañana veremos",
un ratón sobre la mesa,
un barco inundado que se hunde,
un trueno estallando sobre el océano,
nuestro borroso reflejo en los charcos.
Decir mañana es como pedir
al destino que nada ocurra.
Que nunca deje de llover.
Como creer que algún día todo cobrará sentido
en mitad del desconcierto de vivir.
Que nada ocurra.
Que todo siga igual,
desperdiciándose,
imperceptiblemente
como antes de empezar.
Todo necesita comenzar cada mañana.
y "hoy" es el mensaje de la tormenta.
Lo supe desde el día que llegué
arrastrando mi maleta bajo la lluvia.

(C) Fabio Carreiro Lago


viernes, 28 de abril de 2017

Encuentro con las Letras La Matanza 2017


Esta tarde disfrutamos de un encuentro lleno de sentimientos y literatura en el Salón Pirámide del Mercadillo del Agricultor de La Matanza. Un hermoso encuentro organizado por la concejalía de Educación que coordina Jennifer Rodríguez Abreu y en el que tuve el privilegio de hablar sobre mi último libro, Siempre el vacío, entre dos damas que hicieron lo propio y nos deleitaron hablando sobre sus últimas publicaciones, Isabel Medina (Olympe de Gouges) y Lourdes Soriano (Serendipias en la cocina). Finalmente la concejala nos regaló un precioso detalle de recuerdo de este Encuentro.



de izq. a dcha. Isabel Medina, un servidor,
la concejala de Educación e Igualdad, Jennifer Rodríguez
y Lourdes Soriano Benítez de Lugo.


Sala del Mercadillo durante el Encuentro

(c) Fotografías del Ayuntamiento de La Matanza